COOKIES

NOTA: Este sitio emplea cookies de Google y otros para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google y otros reciben información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies.

sábado, 8 de noviembre de 2014

EL PADRE Y YO SOMOS UNO, JUAN 10:30

Que significa Juan 10>30,  Yo y el Padre somos uno.…

La interpretación debe estar de acuerdo con el resto de la Biblia, y con los pasajes siguientes:

◄ Juan 17:21 ►

Versos Paralelos

La Biblia de las Américas
"para que todos sean uno. Como tú, oh Padre, estás en mí y yo en ti, que también ellos estén en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste."

La Nueva Biblia de los Hispanos
para que todos sean uno. Como Tú, oh Padre, estás en Mí y Yo en Ti, que también ellos estén en Nosotros, para que el mundo crea que Tú Me enviaste.

Reina Valera Gómez
Para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste.

Reina Valera 1909
Para que todos sean una cosa; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean en nosotros una cosa: para que el mundo crea que tú me enviaste.

Biblia Jubileo 2000
Para que todos sean una cosa; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean en nosotros una cosa; para que el mundo crea que tú me enviaste.

Sagradas Escrituras 1569
Para que todos sean una cosa; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean en nosotros una cosa; para que el mundo crea que tú me enviaste.


Juan 17:11,22,23
Ya no estoy en el mundo, pero ellos sí están en el mundo, y yo voy a ti. Padre santo, guárdalos en tu nombre, el nombre que me has dado, para que sean uno, así como nosotros.

Juan 10:16
Tengo otras ovejas que no son de este redil; a ésas también me es necesario traerlas, y oirán mi voz, y serán un rebaño con un solo pastor.

Jeremías 32:39
y les daré un solo corazón y un solo camino, para que me teman siempre, para bien de ellos y de sus hijos después de ellos.

Ezequiel 37:16-19,22-25
Y tú, hijo de hombre, toma una vara y escribe en ella: ``Para Judá y para los hijos de Israel, sus compañeros. Toma luego otra vara y escribe en ella: ``Para José, vara de Efraín, y para toda la casa de Israel, sus compañeros.…

Sofonías 3:9
En ese tiempo daré a los pueblos labios puros, para que todos ellos invoquen el nombre del SEÑOR, para que le sirvan de común acuerdo.

Zacarías 14:9
Y el SEÑOR será rey sobre toda la tierra; aquel día el SEÑOR será uno, y uno su nombre.

Hechos 2:46
Día tras día continuaban unánimes en el templo y partiendo el pan en los hogares, comían juntos con alegría y sencillez de corazón,

Hechos 4:32
La congregación de los que creyeron era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo lo que poseía, sino que todas las cosas eran de propiedad común.

Romanos 12:5
así nosotros, que somos muchos, somos un cuerpo en Cristo e individualmente miembros los unos de los otros.

1 Corintios 1:10
Os ruego, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que todos os pongáis de acuerdo, y que no haya divisiones entre vosotros, sino que estéis enteramente unidos en un mismo sentir y en un mismo parecer.

1 Corintios 12:12,25-27
Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, aunque son muchos, constituyen un solo cuerpo, así también es Cristo.…

Gálatas 3:28
No hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer; porque todos sois uno en Cristo Jesús.

Efesios 4:3-6
esforzándoos por preservar la unidad del espíritu en el vínculo de la paz.…

Filipenses 1:27
Solamente comportaos de una manera digna del evangelio de Cristo, de modo que ya sea que vaya a veros, o que permanezca ausente, pueda oír que vosotros estáis firmes en un mismo espíritu, luchando unánimes por la fe del evangelio;

Filipenses 2:1-5
Por tanto, si hay algún estímulo en Cristo, si hay algún consuelo de amor, si hay alguna comunión del Espíritu, si algún afecto y compasión,…

Colosenses 3:11-14
una renovación en la cual no hay distinción entre griego y judío, circunciso e incircunciso, bárbaro, escita, esclavo o libre, sino que Cristo es todo, y en todos.…

1 Pedro 3:8,9
En conclusión, sed todos de un mismo sentir, compasivos, fraternales, misericordiosos y de espíritu humilde;…


Textos tomados de Bibliaparalela.com bajo Juan 17:21

sábado, 13 de septiembre de 2014

ISAIAS 25:6


◄ Isaías 25:6 ►

Versos Paralelos

La Biblia de las Américas
Y el SEÑOR de los ejércitos preparará en este monte para todos los pueblos un banquete de manjares suculentos, un banquete de vino añejo, pedazos escogidos con tuétano, y vino añejo refinado.

La Nueva Biblia de los Hispanos
El SEÑOR de los ejércitos preparará en este monte para todos los pueblos un banquete de manjares suculentos, Un banquete de vino añejo, pedazos escogidos con tuétano, Y vino añejo refinado.

Reina Valera Gómez
Y Jehová de los ejércitos hará en este monte a todos los pueblos banquete de grosuras, banquete de vinos añejos, de gruesos tuétanos, y de vinos añejos bien refinados.

Reina Valera 1909
Y Jehová de los ejércitos hará en este monte á todos los pueblos convite de engordados, convite de purificados, de gruesos tuétanos, de purificados líquidos.

Biblia Jubileo 2000
Y el SEÑOR de los ejércitos hará en este monte a todos los pueblos convite de engordados, convite de vinos purificados, de gruesos tuétanos, de purificados líquidos.

Sagradas Escrituras 1569
Y el SEÑOR de los ejércitos hará en este monte a todos los pueblos convite de engordados, convite de vinos purificados, de gruesos tuétanos, de purificados líquidos.

King James Bible
And in this mountain shall the LORD of hosts make unto all people a feast of fat things, a feast of wines on the lees, of fat things full of marrow, of wines on the lees well refined.

English Revised Version
And in this mountain shall the LORD of hosts make unto all peoples a feast of fat things, a feast of wines on the lees, of fat things full of marrow, of wines on the lees well refined.


Isaías 25:6Nueva Traducción Viviente (NTV)

6 En Jerusalén,[a] el Señor de los Ejércitos Celestiales
    preparará un maravilloso banquete
    para toda la gente del mundo.
Será un banquete delicioso
    con vino añejo y carne de primera calidad.

Footnotes:

    Isaías 25:6 En hebreo En esta montaña; también en 25:10.

Nueva Traducción Viviente (NTV)

La Santa Biblia, Nueva Traducción Viviente, © Tyndale House Foundation, 2010. Todos los derechos reservados.

hez.
(Del lat. fex, fecis).
1. f. En las preparaciones líquidas, parte de desperdicio que se deposita en el fondo de las cubas o vasijas. U. m. en pl.




Real Academia Española © Todos los derechos reservados

martes, 26 de agosto de 2014

JESUCRISTO, ¿HIJO DE DIOS O DIOS TODOPODEROSO?

¿Es Jesucristo Dios?

DURANTE el reinado del emperador romano César Augusto, nació en Belén de Judea un niño llamado Jesús. Creció hasta llegar a la madurez y por último fue ejecutado durante el gobierno de Tiberio César, el sucesor de Augusto.
Hoy día Jesucristo es aun más conocido que hasta los césares romanos que gobernaron durante el tiempo en que él vivió. De hecho, las iglesias comúnmente enseñan que él es Dios. ¿Pero es cierto esto? ¿Es Jesús en realidad el Dios Todopoderoso?
Es vital que lo sepamos. Pues piense lo que significaría el que adoráramos a Jesús como si él fuera Dios, y sin embargo no lo fuera. Uno estaría adorando a alguien que no es el Dios Todopoderoso. ¡Seguramente eso no sería del agrado del Creador! Así es que examinemos cuidadosamente lo que los conocidos personales de Jesús dijeron en cuanto a su identidad.

Testimonio de sus conocidos

Demostrando que Jesús no era una persona corriente, antes de su concepción y nacimiento, un ángel dijo: “Éste será grande y será llamado Hijo del Altísimo.” Note que el ángel no dijo, “Dios” sino “Hijo del Altísimo.”—Luc. 1:30-32.

A los treinta años de edad Jesús se presentó para ser bautizado. En esa ocasión la propia voz de Dios dijo: “Éste es mi Hijo, el amado, a quien he aprobado.” Y por eso Juan el Bautista, que presenció el suceso, dijo de Jesús: “Éste es el Hijo de Dios.”—Mat. 3:17; Juan 1:34.

Los apóstoles de Jesús y sus amigos repetidamente lo identificaban de esta manera. Natanael dijo: “Rabí, tú eres el Hijo de Dios.” (Juan 1:49) Pedro exclamó: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios vivo.” (Mat. 16:16) Marta reconoció: “Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios.” (Juan 11:27) El apóstol Juan escribió para que la gente pudiera creer que “Jesús es el Cristo el Hijo de Dios.” (Juan 20:31) Y del ministerio del apóstol Pablo se dice: “Se puso a predicar a Jesús, que Éste es el Hijo de Dios.”—Hech. 9:20.

¿Predicaron Pedro, Pablo, Juan o cualquier otro de los seguidores de Jesús que él era Dios? No, de estos textos claramente se desprende que ellos enseñaron que él era el Hijo de Dios.

¿Por qué muchos creen que Jesús es Dios?

¿Por qué, entonces, muchas personas religiosas de hoy día creen que Jesús es Dios? Se debe principalmente a la enseñanza de los guías religiosos quienes, en el lenguaje del Credo de Nicea del siglo cuarto, identificaron a Jesús como ‘mismo Dios del mismo Dios, engendrado no hecho, de la misma sustancia con el Padre.’
Sin embargo algunas personas pueden objetar que esto no es así. Sus creencias, afirman ellos, están basadas en el propio testimonio de los apóstoles de Jesús.
Este asunto merece nuestra atención cuidadosa, dado que los apóstoles sí se refirieron a Jesús como “Dios.” ¿Pero creían ellos que él era el Dios Todopoderoso? Y, ¿se describió Jesús a sí mismo como “Dios”? veamos.
 

Jesús llamado “Dios”

Primeramente es conveniente notar, como lo hace el teólogo canónigo H. W. Montefiore de la Catedral de Coventry, que “ciertamente muy pocas veces se le llama a Jesús Dios en el Nuevo Testamento.”1

En una conferencia en la Universidad de Manchester, el profesor visitante de teología G. H. Boobyer explicó: “Hay unos nueve o diez pasajes en los cuales hay, o parece haber, alusión a Jesús como a ‘Dios’ (‘theós’). . . . Sin embargo, dos o tres de éstos son sumamente dubitativos, y, de los restantes, se puede decir que diversos grados de . . . incertidumbre acompañan a todos, salvo uno en el que Tomás adorando al resucitado Jesús en Juan xx. 28 aclama ‘¡Mi Señor y mi Dios!’ Diferenciando este pasaje de los otros, Vincent Taylor —un docto moderadamente conservador de los problemas cristológicos— habla de este pasaje como ‘la única atribución clara de Deidad a Cristo’ en el Nuevo Testamento.”2

¿Pero prueba esta única aparentemente “atribución clara de Deidad a Cristo” que él es el Dios Todopoderoso? John Martin Creed, profesor de divinidad en la Universidad de Cambridge, declaró: “La exclamación de adoración de Santo Tomás ‘mi Señor y mi Dios’ (Juan xx. 28) no equivale exactamente a dirigirse a Cristo como siendo Dios, sin limitar el sentido, y debe ser equilibrada con las palabras del mismo Cristo resucitado a María Magdalena (vs. 17): ‘Ve a mis hermanos y diles, asciendo a mi Padre y Padre de ustedes y a mi Dios y Dios de ustedes.’”3

Tomás pudo haberse dirigido a Jesús como “Dios” en el sentido limitado de ser “un dios,” pero no el Dios Todopoderoso. Las Escrituras hablan de personas espíritus o ángeles como dioses. Por ejemplo, en 2 de Corintios 4:4 se dice: “El dios de este sistema de cosas ha cegado las mentes de los incrédulos.” Aquí el inicuo ángel Satanás el Diablo se llama “dios.”

También en aquel tiempo humanos poderosos eran comúnmente llamados “dioses.” Por ejemplo, el rey seleúcida Antíoco IV, que gobernó desde 175-163 antes de la E.C., se dio a sí mismo en monedas el título Theós Epifanés (“Dios Manifiesto”). Y al emperador romano del primer siglo Domiciano le gustaba que lo honraran como si fuera “Señor y Dios.” La Biblia, también, reconoce a personas poderosas como “dioses,” diciendo: “Hay muchos ‘dioses’ y muchos ‘señores.’”—1 Cor. 8:5; compare con Salmo 82:1-7.

¿Qué hay acerca de Juan 1:1?

Sin embargo algunas personas insisten en que Jesús no es un “dios” menor, como lo son los poderosos ángeles o algunos humanos, sino que en realidad es el Dios Todopoderoso. A menudo señalan a Juan 1:1 como una prueba de que Jesús verdaderamente es Dios.

Una versión común de Juan 1:1 es: “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.” (Versión Valera Revisada) ¿Pero dice en realidad este texto que Jesús es el Dios Todopoderoso? De hecho en el griego original el idioma no es tan explícito. Por lo tanto la Traducción del Nuevo Mundo dice: “En el principio la Palabra era, y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era un dios.”
Sin embargo, puede que algunas personas afirmen que es incorrecto traducir el texto de esta manera. Ellas dicen que según las reglas de la gramática griega, debe ser traducido “la Palabra era Dios.” ¿Pero es esto cierto?

The Catholic Biblical Quarterly, Tomo XIII, Núm. 4, de octubre de 1951, declaró: “La gramática sola no prueba de por sí la manera en que debe traducirse el predicado en este versículo, sea como ‘Dios’ o como ‘un dios.’” Y mostrando lo apropiado de la traducción “un dios,” The New American Bible (1970) en su sección “Términos bíblicos explicados” dice bajo la palabra “Dios”: “En Jn 1:1, la Palabra es llamado ‘Dios’ pero el término griego original usado aquí, theós [Dios], no es la palabra usual para Dios, ho theós [el Dios].”

En realidad, no hay manera definida de traducir Juan 1:1 si uno se guía únicamente por las reglas de la gramática griega. Como hizo notar el profesor de divinidad John Martin Creed: “El prólogo [Juan 1:1] es menos explícito en griego con el anarthros [nombre sin artículo en griego, en este caso refiriéndose a theós sin el artículo ho (el)] que lo que parece ser en inglés.”3
Por lo tanto este texto de por sí no identifica concluyentemente el que Jesús sea verdaderamente “Dios,” o un “dios” subordinado, menor. ¿Prueban los otros pocos textos donde “hay, o parece haber, alusión a Jesús como a ‘Dios’” que él realmente es el Dios Todopoderoso?

Otros textos bíblicos

Como ya se ha notado, hay “incertidumbre” en cuanto a que Jesús sea el que es llamado “Dios” en algunos de estos textos; y los demás textos son “sumamente dubitativos.” Por ejemplo, 1 Timoteo 3:16 dice: “Dios ha sido manifestado en carne.” (Val Rev) Pero la mayoría de las traducciones modernas dicen en vez de eso: “Aquel que fue manifestado . . .” Esto es porque, como lo explica una nota de la American Standard Version: “La palabra Dios, en lugar de Aquel que, no tiene suficiente apoyo antiguo.”

Además, no puede probarse que Jesús es el que es llamado “Dios” en 2 Tesalonicenses 1:12. En cuanto a este texto que dice: “Por la gracia de nuestro Dios y del Señor Jesucristo” (Val Rev), el teólogo Vincent Taylor dice: “Es evidente que Pablo está hablando primero de Dios y en segundo lugar de Cristo.”4 El docto católico romano Karl Rahner coloca a 2 Pedro 1:1 en la misma categoría que 2 Tesalonicenses 1:12, explicando que en griego, theós “aquí está claramente separado de ‘Cristo.’”5

Algunas personas insisten en que la atribución en 1 Juan 5:20: “Este es el verdadero Dios, y la vida eterna” (Val Rev), se refiere a Jesús y que por lo tanto prueba que él es Dios. Sin embargo, Karl Rahner dice que “debe notarse que precisamente en la Primera Epístola de San Juan ὁ ϑεός [ho theós, “el Dios verdadero”] tan a menudo significa el Padre que debe entenderse que se refiere al Padre a través de toda la Epístola, a menos que hayamos de entender que algún cambio incomprensible tuvo lugar en el sujeto a quien se hace referencia mediante ὁ ϑεός.”5

Otro texto que se dice que indica que Jesús es Dios es el de Romanos 9:5, donde dice: “Vino el Cristo; ¡el cual es sobre todos, Dios bendito para siempre!” (Versión Moderna) Vincent Taylor hace notar que hay diferentes opiniones, pero agrega: “A mi parecer el peso de las opiniones recae sobre este lado, y que en él no se refiere a Cristo como Dios.”4 Así es que los traductores modernos comúnmente vierten este texto de una manera que hace más evidente la clara distinción entre Dios y Cristo.

En relación con Tito 2:13 la pregunta es si debería traducirse del griego ‘la gloria de nuestro gran Dios y Salvador, Jesucristo,’ o ‘la gloria del gran Dios, y de nuestro Salvador Jesucristo.’ Como menciona Vincent Taylor: “Los gramáticos se agrupan en ambos bandos.”4 Por lo tanto, como con Juan 1:1, la gramática no es el único factor decisivo que demuestra cómo debería traducirse el versículo.
Por lo tanto la enseñanza del resto de las Escrituras concerniente a la identidad de Dios debe gobernar la traducción de ciertos textos... si es que se debe representar a Jesús como verdaderamente “Dios,” o como separado y subordinado al Dios Todopoderoso. ¿Qué es lo que revela un examen de la evidencia en las Escrituras?

¿Subordinado o igual?

Considere Juan 1:18, que dice: “A Dios ningún hombre lo ha visto jamás; el dios unigénito que está en la posición del seno para con el Padre es el que lo ha explicado.” Aquí Jesús es llamado “el dios unigénito.” ¿No está claro que él está separado del “Padre y subordinado a él,” el Dios con quien él disfruta de una posición privilegiada?

Esta conclusión es claramente evidente para el investigador objetivo de las Escrituras. Martin Werner, profesor de la Universidad de Berna, declaró: “En cualquier lugar en el Nuevo Testamento en el que la relación de Jesús con Dios, el Padre, se trae a colación, sea esto con referencia a su presentación como hombre o a su mesiazgo, se considera y representa categóricamente como una de subordinación.”6
El profesor de teología Boobyer cita ejemplos de la subordinación de Jesús a Dios: Jesús “confiesa o niega a los hombres delante de Dios (Mat. x. 32f.; Luc. xii. 8); intercede ante Dios por nosotros como paráclito “ayudante” celestial, ruega por nuestra causa ante el Padre (Rom. viii. 34; Heb. vii. 25; ix. 24; 1 Juan ii. 1); es el mediador entre los hombres y Dios (1 Tim. ii. 5) . . .
“San Pablo es bastante explícito sobre ello . . . para citar del pasaje en cuestión en la traducción de la New English Bible: ‘. . . cuando todas las cosas hayan sido sujetadas a él, entonces el Hijo mismo también será subordinado a Dios . . . y así Dios será todo en todos’ (1 Cor. xv. 28).”2
Pero no solamente en el cielo, sino que aun aquí sobre la Tierra Jesús mostró su subordinación y su sujeción a Dios. Por ejemplo, Jesús reconoció: “El Padre es mayor que yo,” y declaró, “no puedo hacer ni una sola cosa de mi propia iniciativa; . . . no busco mi propia voluntad, sino la voluntad del que me envió.” ¡Note que la voluntad de Jesús es una y la voluntad de Dios es otra! Obviamente Jesús no es Dios, sino el Hijo de Dios, subordinado a él.—Juan 14:28; 5:30.

La acción que es vital


Tal vez usted cree con toda sinceridad en la enseñanza de la iglesia de que Jesús es Dios, pues asume que ésta está bien fundada en la Biblia. Pero no lo está. No está basada en el testimonio de los apóstoles. Como escribió el profesor de divinidad John Martin Creed: “Cuando los escritores del Nuevo Testamento hablan de Dios se refieren al Dios y Padre de Nuestro Señor Jesucristo. Cuando hablan de Jesucristo, no hablan de él, ni piensan de él como Dios.”3

Es simplemente una tradición de la iglesia el que Jesús es Dios; no es una enseñanza de la Biblia. El profesor Boobyer hace notar: “Debemos enfrentarnos al hecho de que la investigación del Nuevo Testamento, a través de, digamos, los últimos treinta o cuarenta años ha llevado a una cantidad cada vez mayor de honrados doctos del Nuevo Testamento a la conclusión de que Jesús . . . nunca creyó que él era Dios.”2

Sin embargo las iglesias continúan enseñando que Jesús es Dios, lo cual ha causado confusión en la mente de millones de personas. Pero lo que es peor aún, dirigen la adoración de la gente a alguien diferente del Dios Todopoderoso, guiándola al camino de la adoración falsa. ¿Continuará usted como miembro de una organización religiosa que enseña que Jesús es Dios? No lo hará, si lo que usted realmente quiere es el favor del Dios verdadero, Jehová.

Referencias
 1 Soundings—Essays Concerning Christian Understanding, editado por A. R. Vidler, página 159.
 2 Bulletin of the John Rylands Library, Manchester, Tomo 50, Primavera 1968, Núm. 2, páginas 253, 259, 251.
 3 The Divinity of Jesús Christ, por John Martin Creed, página 123.
 4 The Expository Times, enero de 1962, página 117.
 5 Theological Investigations, Tomo 1 por Karl Rahner, tercera edición: 1965, páginas 136, 137.
 6 The Formation of Christian Dogma, por Martin Werner, página 125.
[Nota]
Algunas Biblias, en vez de traducir el texto “la palabra era Dios,” lo vierten: “La Palabra era divina.”—Vea An American Translation por E. J. Goodspeed y A New Translation por J. Moffatt.

---
Article John F. Mattingly, "Jehovah's Witnesses translate the New Testament," Catholic Biblical Quarterly 13.4 (Oct. 1951): 439-443
 http://www.biblicalstudies.org.uk/articles_cbq-02.php#vol13
http://en.wikipedia.org/wiki/Catholic_Biblical_Quarterly

miércoles, 30 de julio de 2014

LE HABLARON LA PALABRA DE JEHOVÁ AL CARCELERO




HECHOS 16:31,32

31 Ellos dijeron: “Cree en el Señor Jesús y serás salvo,+ tú y tu casa”.+ 32 Y le hablaron la palabra de Jehová* junto con todos los que estaban en su casa.+


Las siguientes traducciones han usado el Tetragrámaton en caracteres hebreos (יהוה), o sea, lo que se conoce comunmente en español por el nombre Jehová, Yavé,  YHWH, en el pasaje de Hechos16:31,32, donde leemos que se le habló la palabra de Jehová al carcelero.

J7,8,10,17,18,22,23,28;

J7    Escrituras Griegas Cristianas en 12 idiomas, entre ellos hebreo., por Elias Hutter, Nuremberg, 1599.

J8    Escrituras Griegas Cristianas, hebreo., por William Robertson, Londres, 1661.

J10   The New Testament [...] in Hebrew and English, por Richard Caddick, tomos I-III, de Mateo a 1 Corintios, Londres, 1798-1805.

J17   Escrituras Griegas Cristianas, hebreo., por Franz Delitzsch, Londres, ed. de 1981.

J18   Escrituras Griegas Cristianas, hebreo., por Isaac Salkinson y C. D. Ginsburg, Londres.

J22   Escrituras Griegas Cristianas, hebreo., por United Bible Societies, Jerusalén, 1979.

J23   Escrituras Griegas Cristianas, hebreo., por J. Bauchet, Roma, 1975.

J28   The New Covenant Commonly Called The New Testament—Peshitta Aramaic Text With a Hebrew Translation, publicado por The Bible Society, Jerusalén, 1986 , en idioma hebreo.


"La Palabra de Dios", leen los siguientes manuscritos:

B      Ms Vaticano 1209, gr., siglo IV E.C., Ciudad del Vaticano, Roma,

 (’Álef)  Códice Sinaítico, gr., siglo IV E.C., Museo Británico,

REFERENCIAS:

http://wol.jw.org/es/wol/b/r4/lp-s/Rbi8/S/1987/44/16

LOS MANUSCRITOS ANTIGUOS CONTENIAN EL NOMBRE DE JEHOVÁ EN LAS ESCRITURAS GRIEGAS.
http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/1001060076#h=0:0-276:0

TRADUCTORES CITADOS:

ELIAS HUTTER
http://es.wikipedia.org/wiki/Elias_Hutter

William Robertson Smith
http://es.wikipedia.org/wiki/William_Robertson_Smith

RICHARD CADDICK
 http://es.wikipedia.org/wiki/Richard_Caddick

Franz Delitzsch
http://es.wikipedia.org/wiki/Franz_Delitzsch

SALKINSON, ISAAC EDWARD
http://www.jewishencyclopedia.com/articles/13029-salkinson-isaac-edward

J. Bauchet, Roma, 1975:
http://en.wikipedia.org/wiki/Bible_translations_into_Hebrew

domingo, 15 de junio de 2014

BAUTISMO POR LOS MUERTOS QUE SIGNIFICA

http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/2003727?q=bautismo+muertos&p=par

1 CORINTIOS 15:29

¿Qué es el bautismo por los muertos?
Hablando de la resurrección celestial, el apóstol Pablo escribió un pasaje muy intrigante. La versión Reina-Valera lo traduce así: “De otro modo, ¿qué harán los que se bautizan por los muertos, si en ninguna manera los muertos resucitan? ¿Por qué, pues, se bautizan por los muertos?”. Y en la Traducción en lenguaje actual se lee: “Algunos se bautizan en lugar de alguien que ya ha muerto, y piensan que así lo salvarán. Pero si en verdad los muertos no vuelven a vivir, ¿para qué bautizarse?” (1 Corintios 15:29).

¿Abogaba Pablo con estas palabras por un bautismo en favor de las personas que habían muerto sin estar bautizadas? Eso parece deducirse de estas y otras Biblias. Sin embargo, de un análisis más detallado de este versículo y el griego original que empleó Pablo se desprende otra conclusión. El apóstol quiso decir que los cristianos se bautizan, o sumergen, en un proceder de vida que conducirá a una muerte en integridad como la de Cristo, tras la cual serán resucitados, como él, a la vida espiritual.
Las Santas Escrituras avalan esta explicación. Pablo escribió en su carta a los Romanos: “¿O ignoran que todos los que fuimos bautizados en Cristo Jesús fuimos bautizados en su muerte?” (Romanos 6:3). 
En su carta a los Filipenses dijo que él mismo tenía ‘una participación en los sufrimientos del Cristo, y que se sometía a una muerte como la de él, para ver si de algún modo podía alcanzar la resurrección más temprana de entre los muertos’ (Filipenses 3:10, 11). Con ello, Pablo hizo notar que la vida de un discípulo ungido de Cristo es un proceder de integridad bajo prueba, un enfrentamiento diario con la muerte y, por fin, una muerte en integridad, a la que sigue la resurrección celestial.

Cabe señalar que los pasajes citados y otros que vinculan directamente la muerte con los bautizados hacen referencia a personas vivas que se han bautizado y no a quienes han muerto. Además, Pablo dijo a sus hermanos ungidos: “Ustedes fueron enterrados con él en su bautismo, y por relación con él también fueron levantados juntos mediante la fe de ustedes en la operación de Dios, que lo levantó de entre los muertos” (Colosenses 2:12).

En 1 Corintios 15:29, la preposición griega hy·pér, que se traduce “por” o “en favor de” en algunas versiones de la Biblia, también puede significar “con el propósito de”. En armonía con otros textos bíblicos, la Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras vierte correctamente este versículo así: “¿Qué harán los que se bautizan con el propósito de ser personas muertas? Si los que han muerto no han de ser levantados en manera alguna, ¿por qué se bautizan ellos también con el propósito de contarse entre los tales?”.

----

 Fuente(s):

◆La Biblia.

◆ Sitio oficial de los Testigos de Jehová.(Gratuito)
http://www.jw.org

◆Algunos artículos disponibles en formato de audio, todo gratuitamente:
 http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/2003727?q=bautismo+muertos&p=par
---

---
INFORMACION ADICIONAL


Los traductores han vertido de varias maneras el pasaje de 1 Corintios 15:29: “¿Qué harán los que se bautizan por los muertos?” (Val); “por aliviar a los difuntos” (TA); “en favor de los difuntos” (SA, 1972); “en atención a los muertos” (GR); “con el propósito de ser personas muertas” (NM).

Se han dado muchas interpretaciones distintas a este versículo. La más común es que Pablo se estaba refiriendo a la costumbre del bautismo sustitutorio en agua, es decir, bautizar a personas vivas en favor de otras muertas, a modo de sustitución, para beneficiarlas. No es posible probar que existiera tal práctica en los días de Pablo, y no estaría de acuerdo con los textos que especifican con claridad que los que se bautizaban eran los “discípulos”, los que personalmente ‘abrazaban la palabra de buena gana’, los que ‘creían’. (Mt 28:19; Hch 2:41; 8:12.)

La obra A Greek-English Lexicon, de Liddell y Scott, incluye “por”, “en favor de” y “por causa de” entre los significados de la preposición griega hy·pér cuando se usa con palabras en el caso genitivo, como en 1 Corintios 15:29 (revisión de H. Jones, Oxford, 1968, pág. 1857). En algunos contextos la expresión “por causa de” equivale a “con el propósito de”. Ya en 1728 Jacob Elsner notó que diferentes escritores griegos habían dado a la preposición hy·pér con palabras en genitivo un significado de finalidad, es decir, un significado que expresa propósito, y señaló que en 1 Corintios 15:29 esta construcción tiene tal significado. (Observationes Sacræ in Novi Foederis Libros, Utrecht, vol. 2, págs. 127-131.) De acuerdo con esto, la Traducción del Nuevo Mundo emplea la expresión “con el propósito de” para verter hy·pér en este versículo.

Cuando un término puede traducirse gramaticalmente de más de una manera, la correcta es la que armoniza con el contexto. En este caso el contexto (1Co 15:3, 4) muestra que el tema principal tratado es la creencia en la muerte y la resurrección de Jesucristo.

Los siguientes versículos presentan prueba de la seguridad de esta creencia (vss. 5-11); consideran las graves implicaciones de negar la creencia en la resurrección (vss. 12-19), el hecho de que la resurrección de Cristo asegura que otros serán levantados de entre los muertos (vss. 20-23) y que todo ello tiene como fin la unificación de toda la creación inteligente con Dios (vss. 24-28). El versículo 29 es, obviamente, parte integral de esta consideración. Pero, ¿de la resurrección de quiénes se trata en el versículo 29? ¿De la de aquellos de cuyo bautismo se habla en el versículo? ¿O es la de alguien que hubiera muerto antes de que tuviera lugar ese bautismo? ¿Qué indican los versículos siguientes? Los versículos 30 a 34 muestran claramente que en el 29 se está hablando de las perspectivas de vida futura de cristianos vivos, y los versículos 35 a 58 aclaran que eran cristianos fieles que tenían la esperanza de vida celestial.

Esto está de acuerdo con Romanos 6:3, que dice: “¿O ignoran que todos los que fuimos bautizados en Cristo Jesús fuimos bautizados en su muerte?”. Como este texto pone de manifiesto, ese no es un bautismo al que el cristiano se somete en favor de alguien ya muerto; por el contrario, es algo que afecta el propio futuro de la persona.

¿En qué sentido, entonces, fueron bautizados aquellos cristianos “con el propósito de ser personas muertas”, o “bautizados en su muerte”? Fueron sumergidos en un proceder de vida íntegro hasta la muerte, como en el caso de Cristo, y con la esperanza de una resurrección como la suya a vida espiritual inmortal. (Ro 6:4, 5; Flp 3:10, 11.)

Este no era un bautismo que se realizaba rápidamente, como en el caso del bautismo en agua. Más de tres años después de su bautismo en agua, Jesús habló de un bautismo que en su caso aún no se había consumado y que todavía estaba en el futuro para sus discípulos. (Mr 10:35-40.)

Como este bautismo culmina en la resurrección a la vida celestial, debe empezar con la influencia del espíritu de Dios en la persona de tal modo que engendre esta esperanza, y debe terminar, no con la muerte, sino con la realización de la perspectiva de vida espiritual inmortal por medio de la resurrección. (2Co 1:21, 22; 1Co 6:14.)


http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/1200000555?q=bautismo%26muertos&p=par

domingo, 11 de mayo de 2014

JOB 6:6 MALVAVISCO O CLARA DE HUEVO,

http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/1200002916

Job 6:6 pone el ejemplo de algo insípido.

Tanto un malvavisco como una clara de huevo son naturalmente insípidas.

Así que ninguna de esas posibles traducciones de la palabra hebrea cambiaría el sentido o significado del pasaje bíblico.

Los diccionarios hebreos dan otras posibles traducciones del término hebreo " jal·la·múth".

Por eso, las biblias que se alistan a continuación utilizan palabras diferentes a "clara de huevo".

“leche” (NBE),

NBE- Nueva Biblia Española (1975, 1976), Luis Alonso Schökel y Juan Mateos.

“queso” (CTL, nota),

CTL Nueva Biblia Española. Comentario teológico y literario (1983 ss.), L. A. Schökel y otros

“malva(s)” (FS; PIB; Val, 1989),

FS Sagrada Biblia (1965, 1970), traducción dirigida por Pedro Franquesa y José María Solé

PIB La Sagrada Biblia (1961-1962), Pontificio Instituto Bíblico de Roma

Val 1989: Santa Biblia, versión de Casiodoro de Reina, revisión de Cipriano de Valera (1989)

 “planta(s)” (BAS, nota; Str),

BAS La Biblia de las Américas (1973, 1986), Editorial Fundación

Str La Santa Biblia (1986), Juan Straubinger

“verdolaga” (CI, nota)

CI Sagrada Biblia (1975, 1979), Francisco Cantera Burgos y Manuel Iglesias González


“altea” o “malvavisco” (CJ, NM),

CJ La Sagrada Escritura. Texto y comentario (1965–1971), Profesores de la Compañía de Jesús

 “malvavisco” es la traducción que ofrece el léxico hebreo y arameo de L. Koehler y W. Baumgartner. (Lexicon in Veteris Testamenti Libros, Leiden, 1958, pág. 304.)


Fuente(s):
◆La Biblia.

◆ Sitio oficial de los Testigos de Jehová.(Gratuito)
http://www.jw.org

◆Algunos artículos disponibles en formato de audio, todo gratuitamente:

◆DICCIONARIO BIBLICO GRATUITO EN LÍNEA
http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/1200002916

http://www.bibliaparalela.com/hebrew/2495.htm

miércoles, 7 de mayo de 2014

Abreviaturas Traducción del Nuevo Mundo

א (’Álef)  Códice Sinaítico, gr., siglo IV E.C., Museo Británico, E.H., E.G.
A      Códice Alejandrino, gr., siglo V E.C., Museo Británico, E.H., E.G.
ad     Aid to Bible Understanding, Watch Tower Bible and Tract Society, Brooklyn, 1971.
Al     Códice de Alepo, heb., c. 930 E.C., Israel, E.H.
Aq     Traducción gr. de Aquila de las E.H., siglo II E.C.
Arm    Versión Armenia, siglos IV a XIII E.C.; E.H., E.G.
B      Ms Vaticano 1209, gr., siglo IV E.C., Ciudad del Vaticano, Roma, E.H., E.G.
B 19A  Véase Leningrado.
Bauer  A Greek-English Lexicon of the New Testament and Other Early Christian Literature, de W. Bauer, segunda ed. en inglés, por F. W. Gingrich y F. W. Danker, Chicago y Londres (1979).
BDB    Hebrew and English Lexicon of the Old Testament, por Brown, Driver y Briggs, Oxford, reimpresión de 1978.
BHK    Biblia Hebraica, por Kittel, Kahle, Alt y Eissfeldt, Privilegierte Württembergische Bibelanstalt, Stuttgart, ed. séptima a novena, 1951-1955, E.H.
BHS    Biblia Hebraica Stuttgartensia, por Elliger y Rudolph, Deutsche Bibelstiftung, Stuttgart, 1977, E.H.
C      Códice Ephraemi rescriptus, gr., siglo V E.C., París, E.H., E.G.
Ca     Códice de El Cairo, heb., 895 E.C., El Cairo, Egipto, E.H.
D      Códices de Beza, gr. y lat., siglos V y VI E.C., Cambridge, Inglaterra, E.G.
Gins.  Massoretico-Critical Text of the Hebrew Bible, por C. D. Ginsburg, Londres, 1926.
Gins.Int   Introduction to the Massoretico-Critical Edition of the Hebrew Bible, por C. D. Ginsburg, Ktav Publishing House, Nueva York, reimpresión de 1966.
Gins.Mas  The Massorah, por C. D. Ginsburg, Ktav Publishing House, Nueva York, reimpresión de 1975.
GK     Gesenius’ Hebrew Grammar, por E. Kautzsch y A. E. Cowley, Oxford, Inglaterra (1910).
Int    The Kingdom Interlinear Translation of the Greek Scriptures, Watch Tower Bible and Tract Society, Brooklyn, 1985, una traducción palabra por palabra del griego al inglés.
It     Antiguas versiones latinas, Ítala, siglos II al IV E.C.; E.H., E.G.
J1    Mateo, heb., publicado por J. du Tillet, con una traducción lat. por J. Mercier, París, 1555.
J2    Mateo, heb., incorporado como capítulo separado en ’É·ven bó·chan [“Piedra Probada”], de Shem-Tob ben Isaac Ibn Shaprut, 1385. Mss de los siglos XVI y XVII, Jewish Theological Seminary, Nueva York.
J3    Mateo y Hebreos, heb. y lat., por Sebastian Münster, Basilea, 1537 y 1557 respectivamente.
J4    Mateo, heb., por J. Quinquarboreus, París, 1551.
J5    Evangelios litúrgicos, heb., por F. Petri, Wittemberg, 1573.
J6    Evangelios litúrgicos, en alemán, lat., gr. y heb., por Johann Clajus, Leipzig, 1576.
J7    Escrituras Griegas Cristianas en 12 idiomas, entre ellos heb., por Elias Hutter, Nuremberg, 1599.
J8    Escrituras Griegas Cristianas, heb., por William Robertson, Londres, 1661.
J9    Evangelios, heb. y lat., por Giovanni Battista Jona, Roma, 1668.
J10   The New Testament [...] in Hebrew and English, por Richard Caddick, tomos I-III, de Mateo a 1 Corintios, Londres, 1798-1805.
J11   Escrituras Griegas Cristianas, heb., por Thomas Fry y otros, Londres, 1817.
J12   Escrituras Griegas Cristianas, heb., por William Greenfield, Londres, 1831.
J13   Escrituras Griegas Cristianas, heb., por A. McCaul, M. S. Alexander, J. C. Reichardt y S. Hoga, Londres, 1838.
J14   Escrituras Griegas Cristianas, heb., por J. C. Reichardt, Londres, 1846.
J15   Lucas, Hechos, Romanos y Hebreos, heb., por J. H. R. Biesenthal, Berlín, 1855, 1867, 1853 y 1858 respectivamente.
J16   Escrituras Griegas Cristianas, heb., por J. C. Reichardt y J. H. R. Biesenthal, Londres, 1866.
J17   Escrituras Griegas Cristianas, heb., por Franz Delitzsch, Londres, ed. de 1981.
J18   Escrituras Griegas Cristianas, heb., por Isaac Salkinson y C. D. Ginsburg, Londres.
J19   Juan, heb., por Moshe I. Ben Maeir, Denver, Colorado, 1957.
J20   A Concordance to the Greek Testament, por W. F. Moulton y A. S. Geden, cuarta ed., Edimburgo, 1963.
J21   The Emphatic Diaglott (interlineal griego-inglés), por Benjamin Wilson, Nueva York, 1864, reimpresión por Watch Tower Bible and Tract Society, Brooklyn, 1942.
J22   Escrituras Griegas Cristianas, heb., por United Bible Societies, Jerusalén, 1979.
J23   Escrituras Griegas Cristianas, heb., por J. Bauchet, Roma, 1975.
J24   A Literal Translation of the New Testament [...] From the Text of the Vatican Manuscript, por Herman Heinfetter, Londres, 1863.
J25   St. Paul’s Epistle to the Romans, por W. G. Rutherford, Londres, 1900.
J26   Salmos y Mateo 1:1–3:6, heb., por Anton Margaritha, Leipzig, 1533.
J27   Die heilige Schrift des neuen Testaments, por Dominik von Brentano, tercera ed., Viena y Praga, 1796.
J28   The New Covenant Commonly Called The New Testament—Peshitta Aramaic Text With a Hebrew Translation, publicado por The Bible Society, Jerusalén, 1986.
JTS    Journal of Theological Studies, Clarendon, Oxford.
KB     Lexicon in Veteris Testamenti Libros, por L. Koehler y W. Baumgartner, Leiden, Países Bajos, 1953.
KB3   Hebräisches und Aramäisches Lexikon zum Alten Testament, por W. Baumgartner, tercera ed., Leiden, Países Bajos, 1967 —.
Leningrado   Códice de Leningrado B 19A, heb., 1008 E.C., E.H., Biblioteca Pública Estatal Saltykov-Shchedrin, Leningrado, U.R.S.S.
LSJ    A Greek-English Lexicon, de H. Liddell y R. Scott, revisado por H. S. Jones, Oxford, 1968.
LXX    Septuaginta (Versión de los Setenta), gr., originalmente producida en los siglos III y II a.E.C., E.H. (A. Rahlfs, Deutsche Bibelgesellschaft, Stuttgart, 1935).
LXXא   Véase א.
LXXA   Véase A.
LXXB   Véase B.
LXXBagster   Septuaginta (con una traducción en inglés de sir Lancelot Brenton, S. Bagster Sons, Londres, 1851).
LXXL   Septuaginta (P. de Lagarde, Göttingen, Alemania, 1883).
LXXThomson  Septuaginta, traducida por C. Thomson, ed. Pells, Londres, 1904.
M      Texto masorético hebreo encontrado en el Códice de Leningrado B 19A, conforme se presenta en BHK y BHS.
Nestle-Aland  Novum Testamentum Graece, 26.a ed., Stuttgart, 1979.
NM     Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras, Watch Tower Bible and Tract Society, Brooklyn, revisión de 1987.
P45   Papiro Chester Beatty 1, gr., siglo III E.C., Dublín, E.G.
P46   Papiro Chester Beatty 2, gr., c. 200 E.C., Dublín, Ann Arbor, Michigan, E.U.A., E.G.
P47   Papiro Chester Beatty 3, gr., siglo III E.C., Dublín, E.G.
P66   Papiro Bodmer 2, gr., c. 200 E.C., Ginebra, E.G.
P74   Papiro Bodmer 17, gr., siglo VII E.C., Ginebra, E.G.
P75   Papiro Bodmer 14, 15, gr., c. 200 E.C., Ginebra, E.G.
1QIsa   El Rollo del Mar Muerto de Isaías, Jerusalén, encontrado en 1947 en la Cueva Núm. 1 de Qumrán.
Sam    Pentateuco samaritano, originalmente producido alrededor del siglo IV a.E.C. (Ediciones: Biblia Polyglotta, por Brian Walton, Londres, tomo I, 1657; Der hebräische Pentateuch der Samaritaner, por A. von Gall, 1914-1918 [reimpreso en Berlín, 1963]).
si-S   “Toda Escritura es inspirada de Dios y provechosa”, Watch Tower Bible and Tract Society, Brooklyn, 1968.
Sn     Hebrew Old Testament, por N. H. Snaith, Israel, 1970.
Sy, Syp   Peshitta siríaca, aram. cristiana, originalmente producida en el siglo V E.C. (editada por S. Lee, Londres, 1826, y reimpresa por United Bible Societies, 1979).
Syc   Siríaca Curetoniana, originalmente producida en el siglo V (Edición: The Curetonian Version of the Four Gospels, por F. Crawford Burkitt, tomo I, Cambridge, Inglaterra, 1904).
Syh   Versión siríaca Filoxeniana-Harclense, siglos VI y VII E.C.; E.G.
Syhi  Versión de Jerusalén (Jerosolimitana), siríaco antiguo, siglo VI E.C.; E.G.
Sys   Códice Sinaítico siríaco, siglos IV y V E.C., Evangelios.
Sym    Traducción griega de las E.H., de Símaco, c. 200 E.C.
T      Targumes, paráfrasis aram. de partes de las E.H.
TJ     Targum de Jonatán, Targum de Jerusalén I (Pseudo-Jonatán) y Targum de Jerusalén II (Targum Fragmentario).
TO     Targum de Onkelos (Targum Babilónico), Pentateuco.
TP     Targum Palestinense, Ciudad del Vaticano, Roma, Pentateuco.
TDOT   Theological Dictionary of the Old Testament (ed. en inglés), Eerdmans Publishing Company, Grand Rapids, E.U.A., 1974 —.
TDNT   Theological Dictionary of the New Testament (ed. en inglés), Eerdmans Publishing Company, Grand Rapids, E.U.A., 1964-1976.
Th     Traducción griega de las E.H., de Teodoción, siglo II E.C.
TR     Textus Receptus (Texto Recibido) de las E.G., por R. Stephanus, 1550.
UBS    The Greek New Testament, por United Bible Societies, 3.a ed., 1975.
Vg     Vulgata latina, de Jerónimo, originalmente producida c. 400 E.C. (Iuxta Vulgatam Versionem, Württembergische Bibelanstalt, Stuttgart, 1975).
Vgc   Vulgata latina, recensión clementina (S. Bagster Sons, Londres, 1977).
Vgs   Vulgata latina, recensión sixtina, 1590.
Vgww  Novum Testamentum Latine secundum editionem Sancti Hieronymi ad Codicum Manuscriptorum Fidem, por J. Wordsworth y H. J. White, Oxford, 1911.
VT     Vetus Testamentum, E. J. Brill, Leiden, Países Bajos.
W      Evangelios de Freer, siglo V E.C., Washington, D.C.
WH     The New Testament in the Original Greek, por Westcott y Hort, ed. de 1948 (reimpreso en Int).
ZorellGr  Lexicon Graecum Novi Testamenti, tercera ed., por F. Zorell, París, 1961.
ZorellHeb  Lexicon Hebraicum et Aramaicum Veteris Testamenti, por F. Zorell, Roma, 1968.
*      Lectura según la mano original (primera) de un manuscrito griego.
c      Lectura según algún corrector de un manuscrito griego.


Abreviaturas usadas en notas de Traducción del Nuevo Mundo.

FUENTE:
http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/1001060001?q=abreviaturas&p=par